PÉREZ SIQUIER.

UN CLÁSICO DE VANGUARDIA.

 

Nacido en Almería en 1930, Carlos Pérez Siquier abrió pronto los ojos a la luz cegadora del mediterráneo. Su padre, aficionado a la fotografía, tenía un pequeño taller en la buhardilla de casa, y allí descubrió el niño la imagen revelándose sobre el papel. Con diecisiete años cae en sus manos un ejemplar de la revista  francesa “Cine-Photo Magazine”, editada por el grupo “Les 30x40”, donde una fotografía humanista comprometida con la realidad, auténtica y poética, le marca profundamente. En 1950 finaliza sus estudios de fotografía en la Escuela de Arte de Almería. En 1956 comienza su mítica serie “La Chanca” y de la mano de José María Artero funda AFAL; revista y grupo que revolucionará el panorama fotográfico español, lastrado por un tardopictorialismo y un “salonismo” verdaderamente decadentes. AFAL aglutinó a los jóvenes fotógrafos españoles más interesantes en innovadores del momento y con justicia es considerado hoy el movimiento de renovación más importante de la Historia de la Fotografía Española. El documentalismo de AFAL tiene en “La Chanca” uno de sus máximos ejemplos de autenticidad, emparentado en ciertos aspectos con el neorrealismo italiano. Sin abandonar nunca el purismo técnico y conceptual que le caracteriza, el paso al color supuso para Pérez Siquier un cambio profundo que lo desmarca del resto de compañeros de generación, hasta el punto de ser considerado por series como “La playa” uno de los grandes pioneros a nivel internacional. Incorpora influencias de algunos movimientos de la vanguardia pictórica como el pop o la abstracción informalista, aderezadas con una fina ironía sobre la sociedad moderna de consumo. Pese a todo, siempre triunfa en sus imágenes un elevado sentido de la belleza, depurado e indestructible, que lo convierte en un clásico intemporal.

foto:Guillermo Fuertes.